El día que mis manos te recibieron.

Por: Yarilís García

“Estaba en shock!!!! ¿Como podía haber estado embarazada por tanto tiempo sin haberme dado cuenta?”

En enero de este año me levanté como de costumbre. Llevaba como 2-3 días con un dolor en la espalda baja parecido a las contracciones que sentía cuando estuve de parto… El dolor era mucho más leve y manejable. Pensaba que era debido al peso de mi “toddler”. Ese día empecé a sangrar, así que ya sabía porque era el dolor que había tenido… Mi periodo se acercaba y ya había llegado.

Me fui a trabajar y en la tarde salí un rato a pasear por la playa con mi chiquillo. Había sentido todo el día el flujo de sangre abundante, cosa que no es normal para mis menstruaciones. Al salir de jugar en la playa entramos a comer y sentí la necesidad de ir al baño pues me estaba bajando mucha sangre. El dolor en la espalda baja también había aumentado. Como había estado jugando supuse era normal.

Cuando me limpié en el baño me llevé una gran sorpresa. Justo en el papel estaba un bebé, mi bebé!!! Estaba embarazada, no lo sabía y acababa de tener una aborto espontáneo. Según el tamaño estimé que tendría alrededor de 12 semanas. Estaba en shock!!!! ¿Como podía haber estado embarazada por tanto tiempo sin haberme dado cuenta? En esos primeros momentos fui muy científica y estudié y evalué lo que había ocurrido. Definitivamente no me había pasado por la mente que pudiera estar embarazada. En mi cuerpo todo estaba normal… Inclusive estaba más flaca así que tan siquiera una pipita me había salido.

Luego, a los días, fue que mi mente dejó de analizar y empecé a escuchar mi corazón. Un corazón entristecido por haber perdido un bebé. Me culpaba por no haber estado conectada con mi cuerpo y no haberme percatado de que una vez más vida crecía dentro de mi. Muchas interrogantes llegaron desde el “¿porqué a mi?, ¿qué hice que provocara el aborto? o ¿qué pude haber hecho para evitarlo? Pero la pregunta más repetida era: ¿me volverá a pasar?

Lo compartí con muy pocas personas, solo las necesarias para dialogarlo, llorar y seguir hacia adelante. Tras unos días le puse nombre, uno neutral pues no había podido definir si era niño o niña, aún así era un nombre especial para mi casa.

Poco tiempo después quedo embarazada nuevamente y el haber vivido esa experiencia hizo que no compartiera la noticia hasta los 4 meses de embarazo. Inclusive después de eso si pasaba largos periodos de tiempo sin sentir a mi bebé me empezaba a preocupar. Un miedo que solo se fue cuando cada día mi bebé me deja saber que ella está bien y que está creciendo dentro de mi…la fuerza de sus patadas y movimientos me dejan saber que todo está bien!

Como yo, cientos de mujeres han sufrido de un aborto espontáneo. Más del 11% de las embarazadas que reciben un “positivo” tendrá un aborto espontáneo. Es algo que solo ocurre y para lo cual muchas veces no podemos hacer nada. Todas lo manejamos de distintas formas. Algunas sufrirán más, otras tendrán decepciones al ya haber conocido la bella noticia de que vida crecía dentro de ellas y al haber compartido esa noticia con familiares y cercanos hace que sea más difícil compartir la nueva noticia… una pérdida.

¿Qué nos puede ayudar a superarlo?
– Hablarlo con las personas correctas. Aquellas que nos brindarán aliento, nos ayudarán a entender el proceso y a no quedarnos “estancadas” en el sufrimiento.
– Ponerle un nombre al bebé. Te ayudará a recordar a quién en algún momento empezó a formarse dentro de ti.
-Si lo pudiste ver (esto dependiendo el tiempo de gestación que tuvieras) puedes hacer un bello dibujo sobre tu bebé y guardarlo como recuerdo.
-Enterrarlo en algún lugar especial si la pérdida se da de una manera en el que puedas coger a tu bebé.
-Trabajarlo con un psicólogo o profesional si piensas que no has podido sobrellevarlo adecuadamente. Esto es más importante aún cuando planificas el tener embarazos futuros. Así empiezas un nuevo embarazo libre de temores.

Gestar siempre tiene un propósito de enseñanza y crecimiento aun cuando el resultado no es el que esperábamos y mucho menos anhelábamos.

3 pensamientos en “El día que mis manos te recibieron.

  1. Gracias por esta hermosa historia! Acabo de pasar por esto el mes pasado y se lo que se siente. Alguien me dijo “Miralo de esta forma: Ese fue el tiempo que Dios destino para que tu bebé viviera. Ya ustedes son papás.” Estoy esperanzada de que si lo logre una vez lo puedo volver a lograr! Nuevamente, GRACIAS!

  2. Que maravilloso regalo, que ese bebe los escogiera con padres, y los cuidara en silencio desde el vientre, desde mi alma te acompa~o en ser madre de una angel…un besote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s