Tras tu llegada, 13 años cargándote en mis brazos.

Por:
Loarina Ayala Guevara

“Catorce horas más tarde cuando pensé que ya estaba cerca fui al hospital y el médico me dijo que no había borrado cuello ni había dilatado nada, que me iba a poner pitocina, le dije que no y me fui. Tomé esa decisión no porque me hayan orientado de los terribles efectos de la pitocina, sino porque algo dentro de mí me decía que no lo hiciera.”

Sigue leyendo

Lo anhelado, soñado y arrebatado.

Por: Yarilís García

“…”ni muerta me hacen una cesárea” había repetido no solo en mi embarazo sino en muchos momentos de mi vida.”

Sigue leyendo

Historia de Parto de Yarilís Marie

Por: Amarilys Ramos

“¿Podríamos salir adelante con la carga económica? ¿Te amaría tu hermanito de apenas dos años? ¿Qué sexo tendría mi bebé? La felicidad de tu venida fue mitigando cada temor…”

Sigue leyendo

Mi primera historia de parto

 
Por: Lisnette Burgos
“Estuve toda la noche, madrugada, mañana, mediodía y parte de la tarde con contracciones. Contracciones super manejables, normales, naturales, tan naturales que me permitían dormir entre cada una. Si, así como lees, dormía entre cada contracción.”

Mi Milagro: Alanis Zoé

Por: Lizvette Figueroa 

“El me respondió y  mirándome a los ojos y sujetando mi mano, me dijo estas palabras jamás las olvidaré: ‘Yo confio en ti y creo en ti, tu fuiste creada perfecta para parir y traer esta niña al mundo, pero jamás permitiría que tu y tu niña estén en riesgo.Vamos a esperar, regreso al mediodía y entonces tomaremos una decisión’ 

Sigue leyendo

El nacimiento de nuestra princesa

Por: Shirley Santana

” Empecé a sentir la sensación de pujar pero el ginecólogo  se estaba cambiando y no estaba presente. Pero yo no podía esperar, necesitaba pujar. Así que sin saber lo que hacía empecé a pujar. Las enfermeras me decían que no pujara que esperaba al doctor, les dije que no podía más, que quería pujar. Ahí, una de las enfermeras dijo que ya se veía la cabeza”.

Sigue leyendo

No fue culpa mía que mi doctor quisiera inducirmelo

Por: Lenaymar Rodríguez

“Cuando la cabeza estaba casi asomada, el médico me dijo que no pujara y con ambas manos hizo presión en dirección a la cabeza de Aymar, saco su cabeza sin que yo hiciera ese trabajo.”

Sigue leyendo