Una cesárea que me salvó la vida.

Por:  Natalia Dávila

“Cada vez que sentía una contraccion decía: “ya viene la sangre”, y así mismo fue. Decidieron no esperar más y me llevan al quirófano, yo angustiada, llorando, sin mi familia..”

Sigue leyendo