El nacimiento de Analía, una bendición de Dios

Por: Ana Cardona

A  las 10:44pm parí a mi bella Analía. Una vez su cabecita estaba afuera, yo terminé de sacarla y llevarla hasta mi pecho. Lo primero que dije con una voz muy cansada fue  “gracias Dios, Gracias Dios, Gracias Dios”

Sigue leyendo