Hija de la vida; un embarazo de 3 años

Por: Xiomarie Benito Pons

“Pero la sorpresa mayor era que NADIE sabía quiénes éramos nosotros.  ¡Nadie nos conocía, nuestro record no existía, 3 años en espera y simplemente habíamos desaparecido! “

En diciembre del año 2001 me casé con el hombre más maravilloso que pude haber escogido.  Entre planes y sueños habíamos decidido que cuando llegara el momento tendríamos 2 hijos, uno biológico y uno adoptado, ya que considerábamos que habían demasiados niños sin hogar y era nuestra deber, como miembros de esta sociedad, el criar y sacar adelante a uno de esos hijos de la vida.

Para mayo del 2005 me graduaba de universidad e inmediatamente comenzamos a buscar a nuestro querido hijo.  El mismo mes que comenzamos a buscar un hijo biológico iniciamos el proceso de adopción en Puerto Rico.  Decidimos hacer ambos procesos paralelos ya que sabíamos que el proceso de adopción local era largo y podrían pasar años antes de que nos ubicaran un menor.  Esa ha sido la decisión más sabia de mi vida.

Pero como uno propone y Dios dispone, rápidamente nos encontramos con que teníamos problemas para concebir.  ¡Estaba tan decidida a ser madre que le había mentido a mi ginecólogo y le había dicho que llevaba 1 año buscando bebe cuando en realidad llevaba 1 mes!  Al empezar el “workup” de infertilidad comenzaron a salir a relucir las dificultades que íbamos a tener.  Tres meses después comenzamos con inseminaciones artificiales después  de haberme operado. Luego de 3 intentos, nos refirieron a una endocrinóloga reproductiva que siguió tratándonos.  A mis 24 años intentamos mi primera fertilización in vitro y todavía no llevaba ni 8 meses buscando bebé.

La realidad es que fue un periodo bien importante en mi vida pero a la misma vez obscuro, me devoraba los libros de ginecología y estaba en control de lo que pasaba.  Estudié como nunca lo había hecho, quería saber que era lo que me sucedía.  Me enamoré de la ginecología y obstetricia y todo ese proceso me llevó a cambiar de carrera y dedicarme a lo que me dedico actualmente.

La adopción seguía en proceso, llamaba cada 2 ó 3 meses para saber el estatus, siempre nos decían lo mismo “cuando tengamos algo disponible nos comunicamos con ustedes”  y si, nos llamaban, para ofrecernos grupos de 4 hermanos de edades de entre 10-1 año.  ¡Pero es que no podíamos adoptar a 4 a la misma vez, solo tenía 25 años!  Luego, la trabajadora social que tenía nuestro caso nos hizo la vida de cuadritos.  Lloré tantas veces, por tantas horas.  Con todo y que éramos la familia “perfecta”  para adoptar, pues teníamos estabilidad económica, casa propia, 4 años de casados, familia apoyándonos, juventud.  No nos daban la oportunidad.  Así, que decidimos volver a intentar los tratamientos.  En total nos llegamos a hacer 10 inseminaciones artificiales y 2 fertilizaciones in vitro.  Llegamos a tener un embarazo, pero lo perdimos a las 6 semanas.  Mas que llorar la pérdida, celebré el hecho de que pude quedar embarazada.

Luego de varios meses vuelvo a comunicarme con el Departamento de la Familia y  para nuestra sorpresa el supervisor de la unidad de adopción había cambiado y la trabajadora social que tenía nuestro caso se había transferido a otro departamento.  Pero la sorpresa mayor era que NADIE sabía quiénes éramos nosotros.  ¡Nadie nos conocía, nuestro record no existía, 3 años en espera y simplemente habíamos desaparecido!  Es que no era posible, yo iba todos los años a reemplazar la documentación que vencía.  Así que al próximo día simplemente nos aparecimos por las oficinas, con copia de todos los documentos que alguna vez llevamos en los pasados 3 años, decidida a que no nos ibamos a ir de allí sin una explicación y una solución.

Dios es grande y nos puso en nuestro camino a una trabajadora social espectacular que simplemente no podía creer lo que le decíamos.  Se convirtió en nuestra aliada, hablar con ella me tranquilizaba.  Todavía al día de hoy no puedo creer que me tire al Departamento de la Familia encima, me reuní con cuanto director había, amenacé con demandarlos y salir a la prensa. Y saben qué, funcionó.  Me abrieron otro record con las copias que les había llevado y me pusieron primera en la lista de espera, pues éramos los que más tiempo llevábamos en espera para adoptar.  Me comuniqué con el Secretario de la Familia por correo electrónico contándole lo que me había pasado y para ese momento, mi preocupación principal era el robo de identidad por la pérdida de mi expediente.  Para esos días, la trabajadora social que había tenido nuestro caso originalmente se iba de vacaciones en su nueva unidad.  Ella siempre dijo que no había tenido nada que ver con el asunto.  Así que cuando se fue le abrieron su archivo en el escritorio y apareció mi expediente junto con el de otros padres.

En eso días, para julio de 2008, recibo la llamada.  Era sobre una niña de 3 años que estaba con el departamento desde su nacimiento y la acababan de liberar de patria potestad, pero la tenía que pelear, porque la querían enviar a Texas, con una familia que había adoptado anteriormente.  Edgardo y yo nos miramos, sentimos que esta era nuestra hija.  Y volví nuevamente a la lucha con el departamento, y aceptaron que nos presentaran el caso.

Y así fue que fijamos la fecha para ir a conocerla.  No dormía, estaba nerviosa, con dudas,  tantas cosas pasaban por mi mente.  Compre la muñeca más linda que encontré en la tienda, se la envolví con tanto amor y contaba las horas para ir a conocer a Elizabeth.

Y ese día jamás se borrará de mi mente.  Nos presentan a esta niña con una sonrisa de ángel que llega a abrazarme y se sienta en mi falda.  Estuvimos varias horas con ella, fue como si me conociera de toda la vida, hubo una conexión instantánea.  Al final del día, cuando nos tuvimos que ir, ella se despidió de todos en el hogar y les dijo que se iba con sus papas.  Me rompió el alma cuando la vi llorar cuando le dijeron que nosotros íbamos a volver, pero que ella no se podía ir ese día con nosotros.  La visitamos 3 veces más durante las próximas 3 semanas.  Y por fin nos dan la noticia de que la próxima visita, nos la traeríamos a casa.

Elizabeth El lunes 15 de septiembre de 2008 fuimos a buscar a nuestra niña.  Sus dos abuelas esperaban en la casa a que llegara.  Cuando llegamos al hogar Elizabeth estaba esperándonos vestida tan bonita, me contaron que se había despedido de todos los niños diciéndoles que se iba con su familia a su casa.  Venía cargando con la muñeca que le habíamos regalado cuando la conocimos.

 Ese sábado celebraríamos su llegada con una fiesta de cumpleaños para ella.  Toda la familia Elizabeth-4y amistades dijeron presente.  Elizabeth cumplía sus 4 añitos.  Ella estaba feliz, no imaginaba que su familia pudiera ser tan grande.  Todos querían compartir con ella, la niña tan esperada.

 Elizabeth-3 Hoy Elizabeth es una niña de 8 años que ha cambiado nuestras vidas.  Desde el primer día fue como si hubiera nacido en casa.  Es el amor de nuestras vidas y hoy digo, el camino no fue fácil, hubo muchos tropiezos, muchas lágrimas, muchas luchas; pero valió la pena.Elizabeth-5

12 pensamientos en “Hija de la vida; un embarazo de 3 años

  1. Que bella historia!! Me he bebido las lagrimas, que bien que existan seres humanos que se preocupen por nuestros niños, cuando escuchamos tantas atrocidades sucediendo. Muchas Felicidades y que se sigan disfrutando ese pedacito de cielo que papá Dios les envio.

  2. Que historia tan hermosa, la maternidad empieza cuando queremos ser madres y ahi empezo tu maternidad hermosa, sabes que te quiero mucho gracias por siempre estar ahi para mi….

  3. Wow sabia q tenias una hermosa hija y q era adoptada pero nunca sabia la historia… me has echo llorar x q me siento plenamente identificada con tigo mi hijo es producto de un invitro pero jamas se compara cn todo lo q tuviste q pasar.. dia tras dia veo las fotos de tu nena y se nota q es una nina feliz y llena de amor .. se q Dios tiene miles de bendiciones para ti y tu esposo, entre ellos un bb propio… 🙂

  4. Wow, me hicistes llorar de alegría y emoción. Elizabeth encontró a unos padres fabulosos y ustedes a un angel. Dios los siga bendiciendo siempre. Muchos besos!

    • Muy bonita la historia. Añoro tanto tener muy pronto la dicha de ser madre y formar mi familia. En la actualidad me encuentro en lista de espera de adoptar, (hace 2 años que solicte). Asi como tu yo no he podido tener hijos biologicos. Pero se que Dios tiene para mi y mi esposo una hija del corazón esperando por nosotros.

  5. Esta historia, que bellísima, fascinante y demasiado emotiva. Su perseverancia rindió frutos y esta niña es el fruto del amor! De la vida misma! Dios los bendiga siempre!

  6. Sin palabras me has dejado con estas hermosas palabras, Dios tiene un proposito para cada uno de nosotros y sabes que de corazon me siento orgullosa de conocer a un ser tan valioso como tu, eres un ejemplo para muchas personas!!!! Que dios siga bendiciendo a tu hermosa familia!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s