El día que nació nuestro pedazo de cielo Xoel …

Por: Milesh Martínez

después de varios intentos con otros Gyn q no fueron lo q esperábamos q sólo querían implantarme ovulos de mujeres según ellos jóvenes”

Sigue leyendo

Renacer

Por: Amanda Rivera

“pujé de pie aguantada de mi esposo, y de esta misma forma bailamos de lado a lado, ayudando al proceso. Pujé aguantando un paño que tiraron alrededor de la cintura de mi esposo donde él tiraba hacia atrás y yo halaba, pujé sentada, pujé y pujé.”

Sigue leyendo

Rocío Del Mar, a midwifes birth through the eyes of an aunt

by Monica Caldari

“You can do it, Vane, You’re one of the strongest women I know,” I told her. “You’re not afraid of anything.” “Shut up Monica!” she screamed back at me. “I am afraid of things!”

Sigue leyendo

Lo soñado, anhelado y logrado un primero de enero

Por: Lenaymar Rodríguez

 “Sentí cómo Mariana pasaba por mis caderas y pegue un grito de alivio…  que grito salió solo. Después respiré y respiré. Entre contracciones fui sacando el cuerpo de mi hija de mi cuerpo. Primero fue la cabeza. Los hombros salieron en la próxima contracción, luego,  en la próxima contracción fue la barriga y por último la cadera y las piernas.”

Sigue leyendo

El viaje hacia mi VBAC

Por: Yammy López 

“Hasta ese momento todo lo pude manejar, excepto pujar la cabeza. Sentía como me quemaba, les decía a todos “dejala ahí, yo pujo después…”, me sentía sin fuerzas, pensé que no podía lograrlo. Pero ahí mi esposo me abrazo y me dijo las palabras que necesitaba “mi amor ya llegaste hasta aquí, tu puedes, yo voy a ti, te amo…”

Sigue leyendo

El nacimiento de Analía, una bendición de Dios

Por: Ana Cardona

A  las 10:44pm parí a mi bella Analía. Una vez su cabecita estaba afuera, yo terminé de sacarla y llevarla hasta mi pecho. Lo primero que dije con una voz muy cansada fue  “gracias Dios, Gracias Dios, Gracias Dios”

Sigue leyendo

La experiencia que cambió mi vida

Por:  Gladys Vega

“Pujé una sola vez y mi bebe nació tan rápido que parecía como si hubiera salido de un tobogán. Todos en el cuarto no podían creer lo rápido que fue. Incluso, cuando iba a pujar otra vez y ya me tenían el nene en mi pecho. Fue increíble, nunca podre describir lo asombroso de la experiencia. Sé que Dios estuvo ahí, junto con Rully (partera) y toda la familia. ”

Sigue leyendo