El nacimiento de Gia Bella

Foto: Heidy Norel
Frames Modern Photography

Por: Alicia Díaz

“…me estaba conectando con la primera mujer que parió, con la segunda, con las demás, con todas, con mi abuela, con mi madre.”

Conocí lo que era el plan de parto, escogí con tan solo 12 semanas a mi doula, Adamarys Feliciano, y tan temprano como a las 16 semanas le lleve mi plan de parto a la doctora, lo discutí con ella y negociamos algunas cláusulas, si negociamos porque ella no estaba de acuerdo con todos mis deseos.

A las 24 semanas, comencé a tomar las clases de parto y fue en ese momento en que deje atrás mis temores y tome una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida, VOY A PARIR EN MI CASA. Busqué información, de casualidad quien me estaba dando las clases de parto era la Partera Vanessa Caldari, y decidí hablar con ella y que me orientara. Ella, mi esposo y yo hicimos una conexión única desde el primer momento, algo que claramente no tenia con mi ginecóloga. Ese día mi esposo y yo, ya con 29 semanas,  la escogimos como nuestra partera.  Ella nos dio confianza y más importante me hizo creer en mí, me enseñó como mi cuerpo estaba preparado para el proceso de parto, como necesitábamos experimentar ciertas cosas para poder traer a este mundo a ese ser especial que todavía crecía dentro de mí.

A  las 12:00 am del recién comenzado sábado, 23 de junio de 2012, sentí mi primera contracción. Ese día cumplía 41.2 semanas de embarazo. Mi esposo dormía y yo no estaba  segura de que mi parto hubiese comenzado, así que comencé a llevar la cuenta de las contracciones, en dos horas me di cuenta que si estaba de parto. Aun así las contracciones venían en  intervalos de 5 minutos, por lo que sabía que todavía no iba a parir. Sin levantar a mi esposo, ni a mi equipo de parto, camine por mi casa, leí nuevamente sobre el parto fisiológico y tome una rica ducha de agua caliente. A las 6:00 am levante a mi esposo y llame a mi equipo de parto. La primera en llegar fue mi doula, Adamarys, quien desde ese momento me dio el soporte y la ayuda que necesitaba para manejar las contracciones. Luego llego la primera partera, Gloria, la  cual al verificar me confirmo que ya estaba de parto activo con 6 centímetros, lo que significa que yo solita había podido manejar mis primeras contracciones, confirmándome que nosotras podemos parir sin ningún tipo de intervención. Fue ahí que decidí entrar a la piscina, sentí un alivio inmediato.

Mi doula y mi esposo estuvieron ahí siempre dándome su apoyo; recuerdo sentir olores relajantes, masajes, música suave, luces apagadas, silencio absoluto, margaritas rodeándome en la piscina, era PAZ, era AMOR, era ENTENDIMIENTO, era el seguir un proceso NATURAL que ha estado y han experimentado las mujeres desde el comienzo de los tiempos, me estaba conectando con la primera mujer que parió, con la segunda, con las demás, con todas, con mi abuela, con mi madre.

Todo mi equipo de trabajo estaba en sintonía conmigo, en ese momento ya estaba mi Partera Vanessa y mi madre. Mi equipo de parto, eran mis amigas, mi familia, personas que me habían visto crecer durante mi embarazo. Luego de estar un largo rato en la piscina decidí salir y caminar por mi casa; camine, subí y baje escaleras, me senté, me acosté, me bañé, bailé, volví y caminé, hice lo que sentía que debía hacer, mientras mi mamá y las parteras hacían café y me cortaban frutas para que yo comiera, era la armonía perfecta, ellas hablaban y reían, manteniendo un ambiente en armonía y paz. Mi visión de parto, la que imagine unos meses antes, ya no era mi visión, era mi realidad, mi presente. Y llego el momento de pujar, recuerdo mi primer pujo fue en la ducha con mi doula, después fui al cuarto de la bebe y puje allí, después fue a mi cuarto y pujé. Tenía a las parteras y a mi doula dándome palabras de ánimo, diciéndome lo bien que lo estaba haciendo y guiándome por ese proceso. Recuerdo estar sentada y mi esposo estar sentado detrás de mí  apoyándome. Cuando ya se acercaba el momento de la bebe salir, mi doula tomo el lugar de mi esposo, y mi esposo el lugar de la Partera, ya que él sería el que cogería a la bebe una vez saliera.

Mi esposo iba a ser protagonista junto conmigo en ese momento, él se había preparado para ese momento, pero ninguna preparación fue suficiente para lo que  pasó: Tan pronto salió la cabecita de la bebe e hizo la rotación, la bebe abrió los ojos bien grandes y lo miro a Él… quien primero toco a nuestra bebe fue su padre y la primera persona que ella miro fue a su padre. Luego de terminar de salir, mi esposo, puso a nuestra hija en mi pecho y ahí estuvo por horas. Es un momento que tengo grabado dentro de mí, un momento único y especial. Ver la cara de mi esposo fue otro momento único, tomar  a mi bebé otro momento que estará conmigo  por siempre, el parirla de la forma en que lo hice estará en mi historia para siempre.

Luego de eso, una vez el cordón dejo de latir mi esposo fue el responsable de cortar el mismo, fue en ese momento en que la bebe se separó de mi, en que su camino surgió, fue el momento en que suspire porque sé que le di la mejor forma de nacer que una madre puede darle a su hija, porque sé que su nacimiento marco de una manera especial la vida de ella y la de mi familia.

Foto: Heidy Norel
Frames Modern Photography

Mis clases de parto, mi doula y mis parteras fueron piezas claves en mi proceso, y gracias a ellas pude tener el parto que quise, sin ellas no sé que me hubiese hecho, mi doula con sus masajes y mi partera con las palabras indicadas. Mujer que me lees,  nunca olvides que tenemos la capacidad innata de parir, que nadie puede decidir sobre nuestro cuerpo, ni tomar decisiones por nosotras, que nosotras somos las únicas responsables sobre nuestro parto y sabemos que hacer en ese momento y más importante, que si se puede. ¡Mujer nunca olvides que EL PARTO ES NUESTRO!

 

[Puedes conocer la historia desde la perspectiva de la fotógrafa aquí]

Las historias de nacimiento publicadas en Historias de Parto, no son de la autoría de ninguna de sus fundadoras (Adamarys Feliciano, Yarilis García o Heidy Norel). La edición a los escritos es parcial y responde únicamente a asuntos de lenguaje.

6 pensamientos en “El nacimiento de Gia Bella

  1. Sólo con leer tu historia me transporto, a tu casa, mientras bailabas, respirabas y vocalizabas. Fue un día mágico que jamás olvidaré. Gracias por el privilegio de ser parte.

    • Hermoso relato Alicita…Segun leia, me parecia estar alli y vivir ese momento contigo…
      te felicito y se que esto perdurara en tu vida por siempre….DTB a ti, a tu esposo y a Gia Bella, principal protagonista de esta bella historia;.
      Ramonita

  2. Me encanto leer tu historia sabes que me conecto mucho contigo pues estuvimos juntas en las clases y tomamos la decicion de parir en la casa para el mismo tiempo ademas de que teniamos casi el mismo tiempo. Dios te bendiga junto a tu familia y felicidades por lograr este hermoso momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s